BAFICI: Doce días para conmover a los cinéfilos

Publicado en General el 8 de Abril, 2008, 11:31 por culturartespectaculos2008@yahoo.com.ar

CulturArtEspectáculos
PRESENTA

BACIFI: Doce días para conmover a los cinéfilos

El director del festival, Sergio Wolf, habla de los desafíos de la muestra, que comienza hoy

En diciembre último, cuando Fernando Martín Peña presentó su renuncia a la dirección del Buenos Aires Festival de Cine Independiente, cargo al que había llegado en 2004, el futuro de la exitosa muestra porteña tambaleó por primera vez. Mientras los rumores acerca de quién podría sucederlo, incluso del destino del evento, se multiplicaban. Hernán Lombardi, el entonces flamante ministro de Cultura designado por Mauricio Macri, convocó a Sergio Wolf, investigador, docente y hasta entonces programador del área de cine del Centro Rojas de la UBA y del mismo Bafici.

Por suerte para el futuro del festival, que hoy cumple su primera década, Wolf le respondió que sí. Poco antes de comenzar los doce días que conmoverán a los cinéfilos, críticos o simples espectadores con ganas de sacar conclusiones y discutir, incluso de viva voz, acerca de cómo será el cine del mañana, Wolf habló con LA NACION de los desafíos del festival.

-¿Es una tarea fácil o difícil?

-Es más fácil ponerse al frente de algo que está bien que de algo que está mal. Por otro lado, es difícil pensar zonas a mejorarlo sin que deje de ser como es. El festival se fue convirtiendo en un punto de encuentro del cine latinoamericano sin que lo buscara, porque en su género es el más importante de América latina. Hay cosas que se fueron definiendo más allá de sus sucesivos directores. Te puede gustar más, te puede gustar menos, pero hay como una lógica en todas las películas que están. No hay películas que entran por la ventana. Hay cosas que el festival no hace ni va a hacer, por ejemplo: nunca va a tener alfombra roja.

-Tampoco hace homenajes

-Cuando un grupo de directores argentinos me propuso organizar un homenaje a Manuel Antín, les dije que no los hacíamos y que en todo caso el mejor homenaje era dar las películas de su filmografía que más tengan que ver con el nuevo cine, es decir, sus primeras tres. Lo llamamos y se puso feliz de que sus películas se vieran junto a las de sus alumnos. Ese es un homenaje, no un fárrago de elogios o una estatuilla: que la gente vea sus películas.

-¿Qué es lo complejo del Bafici?

-Estando adentro uno cree que puede transformar cosas. Es una muestra de cine de un gran nivel, los programadores hacen bien su trabajo, las salas están. Hay quienes cuestionan hacerlo en un complejo como el Abasto ¿Dónde hacerlo si no es en un lugar así?

-Sin embargo, hay más salas...

-Este año tendremos una sala más que en 2007. Incorporamos el 25 de Mayo, que es la más grande de todas, y el Centro Recoleta, y recuperamos el Cosmos. Es un desafío, porque el Bafici no tiene techo: si tuviésemos más salas tendríamos más espectadores. No es que toda la ciudad se vuelva "independiente", pero crecería. Nuestra idea es que al menos un grupo de películas de las programadas se puedan seguir viendo el resto del año.

-Hay gente que define el Bafici como un festival "de elite"

-Muchas veces dicen que es un festival snob. Snob o no snob, no me importa: un evento cultural para doscientos mil espectadores no es elitista, es masivo. Y crece. Es mucha gente para un festival sin estrellas, con un rango exigente. Es un festival que tiene varios festivales adentro, que cuando mira al pasado trata de no repetir lo que ya se conoce. Creo que tiene que seguir siendo un festival de sorpresas, buscar los cineastas del futuro. No vamos a traer a Almodóvar, pero sí a los creadores que el mismo Bafici ayudó a descubrir, sean argentinos o extranjeros, que forman parte de su patrimonio.

-¿A qué atribuís el éxito?

-El Bafici pudo construir un perfil claro y los espectadores van a ver las películas porque confían en él, incluso para discutirlo. Eso es resultado de la historia del festival, ni de Di Tella ni de Quintín ni de Peña por separado: cada uno aportó algo. Y cuando estás a la cabeza sentís el peso de la tradición.

-La historia del Bafici pesa

-El peso de la tradición es un desafío: tengo que estar a la altura de esos festivales que hicieron los que me precedieron. Y en esta cuestión entra la ley de autarquía. En su preparación estoy trabajando junto a José Miguel Onaindia, Américo Castilla y Lombardi. La idea es que el Bafici deje de ser el resultado de la buena voluntad del gobernante de turno, que tenga un presupuesto propio y un consejo asesor integrado, entre otros, por los ex directores del festival que acepten la propuesta, que puedan consensuar los nombres de los futuros directores con el ministro de Cultura de la ciudad. La idea es que no tenga una representación corporativa, sino de otra forma que habrá que definir. Me parece que puede ser una auténtica lección cívica para la cultura argentina.

  • Venta récord
    Durante el fin de semana se vendieron 41.079 entradas anticipadas para las distintas funciones del festival (39 funciones ya colgaron el cartelito de "localidades agotadas"), que comenzará oficialmente esta noche, a las 20, en el teatro 25 de Mayo, con la proyección de Juego de escena, de Eduardo Coutinho.

Sergio Wolf, el nuevo director del festival

Historias extraordinarias,de Mariano Llinás

Selección de películas

SELECCION OFICIAL
Internacional


  • Los paranoicos , de Gabriel Medina (Argentina).



  • SOS Ex , de Andrés Tambornino (Argentina).



  • Una semana solos , de Celina Murga (Argentina).



  • Up the Yangtze , de Chang Yung (Canadá).



  • El cielo, la tierra y la lluvia , de José Luis Torres Leiva (Chile-Alemania-Francia).



  • Night Train , de Dlao Yinan (China).



  • Yo , de Rafa Cortés (España).



  • Ballast , de Lance Hammer (EE.UU.).



  • Profit Motive and the Whispering Wind , de John Gianvito (EE.UU.).



  • Andalucía , de Alain Gomis (Francia).



  • Mange, ceci est mon corps , de Michelange Quay (Francia-Haití).



  • Correction , de Thano Anastopoulos (Grecia).



  • Those Three , de Naghi Nemati (Irán).



  • Flower in the Pocket , de Seng Tat Liew (Malasia).



  • Cochochi , de Israel Cárdenas (México).



  • Intimidades de Shakespeare y Victor Hugo , de Yulene Olaizola (México).



  • Wonderful Town , de Aditya Assarat (Tailandia).



  • Help Me Eros , de Kang-sheng Lee (Taiwan).



SELECCION OFICIAL
Argentina


  • Bye Bye Life , de Enrique Piñeyro (Argentina).



  • Construcción de una ciudad , de Néstor Frenkel (Argentina).



  • Historias extraordinarias , de Mariano Llinás (Argentina).



  • Luego , de Carola Gliksberg (Argentina).



  • La orilla que se abisma , de Gustavo Fontán (Argentina).



  • Resfriada , de Gonzalo Castro (Argentina).



  • Süden , de Gastón Sonicki (Argentina).



  • El sueño del perro , de Paulo Pecora (Argentina).



  • Unidad 25 , de Alejo Hojean (Argentina-España-Francia).



Noches especiales

  • Cordero de Dios , de Lucía Cedron (Argentina-Francia-Chile).



  • El país del diablo , de Andrés Di Tella (Argentina).



  • La rabia , de Albertina Carri (Argentina).

Un renovado homenaje a El desprecio

Con el escultural cuerpo desnudo de Brigitte Bardot en el centro de la escena, filmado por Jean Luc Godard, el comienzo de El desprecio se ganó un lugar en la historia del cine. Esa escena fue recreada por Edgardo Cozarinsky en un cortometraje que tiene como protagonista a Esmeralda Mitre y que se podrá ver esta noche en la apertura del Bafici (ver recuadro), junto a otros cuatro cortos.

El director argentino radicado en Francia explica que El desprecio fue una de las películas que más lo impactaron: "Cuando Sergio Wolf me invitó a participar me dijo que había que hacer un corto de un minuto y medio y me acordé de esa toma inicial, pero después pensé que era una pavada de viejo cinéfilo". Finalmente, decidió convocar a Mitre y darle una vuelta de tuerca a la escena. "Creo que en el resultado se puede ver la fascinación de un hombre mayor por una chica joven y, al mismo tiempo, la contradicción de temperamentos."

Unidos por una amistad, ambos estaban ansiosos de trabajar juntos y coinciden en que el rodaje fue un placer. "Cuando conocí a Esmeralda me quedé muy impresionado por su fuerza dramática, por su presencia escénica y por su talento." Por su parte, Mitre expresa una gran admiración por el director: "Edgardo es un estímulo y un motor permanente en mi vida como actriz y también como persona. Espero poder trabajar con él en algo más grande para poder seguir creciendo", dice la actriz, que por estos días proyecta un largometraje.

Mitre y Cozarinky, en el rodaje

PRESENTO

CulturArtEspectáculos