Las imágenes de René Burri, a la vista de todos en Buenos Aires

Publicado en General el 13 de Febrero, 2008, 9:08 por culturartespectaculos2008@yahoo.com.ar

CulturArtEspectáculos

PRESENTA

Listado Laboral de Empleos OnLine

MUESTRA EN EL CENTRO CULTURAL BORGES

Las imágenes de René Burri, a la vista de todos en Buenos Aires

Hasta el mes de abril se pueden ver más de 350 obras del suizo Burri, uno de los grandes maestros de la fotografía actual. Es también un repaso de las últimas seis décadas de la historia contemporánea.

FUMADOR. "HAY QUE PARARSE DETRAS DEL TEATRO DE LA VIDA", DICE RENE BURRI, HOY UN JOVEN FOTOGRAFO DE 75 AÑOS.

Lo primero que dice el fotógrafo René Burri es que "el arte y el fotoperiodismo están en esta muestra porque hay muchos Burris en mí". Nacido en Zurich en 1933, Burri es uno de los más célebres fotoperiodistas del mundo, formado en la estética y el estilo de la agencia Magnum -a la que pertenece desde la década de 1950- y amigo de grandes maestros de la fotografía como Werner Bischof y Henri Cartier Bresson. Desde ayer y hasta abril se puede ver en el Centro Cultural Borges -en Viamonte y San Martín- una retrospectiva de su arte. Bajo el título "René Burri, un mundo", hay más de 350 obras, desde fotos a collages, libros y revistas.

La exposición está dividida en nueve capítulos, que repasan las últimas seis décadas de la historia mundial y las fotos que Burri publicó desde 1945, algunas en revistas como Life o Time. Hay imágenes suyas tomadas en la Guerra de los Seis Días, la crisis del Canal de Suez, Vietnam, el Egipto de Nasser, el Irán del shah Mohammad Reza Pahlevi, la China de Mao Tse Tung. No faltan sus retratos del Che Guevara, Richard Nixon, Dwight Eisenhower, Pablo Picasso, Ingrid Bergman, Le Corbusier, María Callas y Alberto Giacometti. También se ve la serie de imágenes de gauchos argentinos hechas por Burri en 1958.

La primera parte de su trabajo abre con una foto de Winston Churchill, retratado por Burri a los 13 años. Lo hizo con una cámara Kodak que le había rega lado su padre, un cocinero y fotógrafo amateur. Están las fotos de su primera publicación en la revista Life, una conmovedora serie documental sobre los niños sordomudos. No faltan las fotos de la Escuela de Arte y de Pablo Picasso, a quien persiguió durante meses hasta que se hicieron amigos. Luego, las guerras: nadie podría pensar que imágenes tan bellas pudieron venir de Vietnam, pero allí están.

"Estuve como en cinco guerras, siempre hay riesgo y lo sentís. Hubo varias veces en las que los guías me decían: no avance. Lo que sucedía era que estaba caminando sobre un campo minado. Robert Capa nos dijo un día: 'Esta es la última guerra que cubro.' Y en esa guerra, una mina explotó bajo sus pies y murió. Realmente siento que otros colegas fueron más heroicos y arriesgados que yo. Dieron mucho más", recuerda Burri. Pero él cumplió con la regla de Robert Capa: "Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente."

El icono de la exposición, como dice su curador, Hans-Michael Koetzle, es la famosa foto del Che Guevara, recostado en la silla de su oficina de La Habana, con un cigarro en la boca. Los mismos cigarros que Burri fuma todo el tiempo. Burri cuenta la historia de esa imagen: "Un día, Magnun, por pedido de la revista americana Look, me dijo que debía ir a Cuba. En la oficina del Che todo estaba completamente cerrado, con las persianas bajas, casi a oscuras. Y él peleaba mucho con la periodista que había viajado conmigo. Yo pensé: parece un tigre enjaulado. Un año y medio después dejaría Cuba para seguir su camino."

En esta muestra no todo es fotoperiodismo. "Hay otra parte de Burri, que tiene un ojo estético muy fuerte. Las fotos que no son del periodismo, Burri las guardaba en una caja, sólo para él. Tardé cinco años en convencerlo de que debía exhibirlas", cuenta el curador Koetzle. El fotoperiodista lo explica así: "Hay uno que dibuja, uno que pinta, el que soñaba con utopías y el profesional, que además de hacer el trabajo que le gustaba tenía una familia que mantener. Yo tuve mi propia mirada. Y también tuve un conflicto interno con el arte. La esquizofrenia Burri", dice riéndose. Mira las imágenes del 2008 y opina que "hoy ves demasiado, no hay distancia. Pero siempre, primero están los ojos, luego la cabeza, el corazón y por último la acción. Eso no cambió. Por eso les recomiendo a los jóvenes fotógrafos que se paren detrás de la escena, detrás del teatro que están viviendo".

EL MITO GUEVARA. LA FOTO TOMADA POR BURRI EN LA HABANA EN LOS AÑOS 60.

PRESENTO

CulturArtEspectáculos