7 de Febrero, 2008


Katja Alemann vuelve a los escenarios con Kabaret líquido, en el Maipo Club

Publicado en General el 7 de Febrero, 2008, 8:56 por culturartespectaculos2008@yahoo.com.ar

CulturArtEspectáculos

PRESENTA

Regreso a la performance

Tiempo de jugar con las emociones

Katja Alemann vuelve a los escenarios con Kabaret líquido, en el Maipo Club

 

El regreso al teatro de Alemann, una actriz multifacética

Kabaret líquido es el nombre del nuevo espectáculo que Katja Alemann estrenará esta noche en el Maipo Club. Tiene una particularidad: le posibilita a la intérprete recuperar ciertas cuestiones que hacen a su vida personal y también profesional. Por un lado, vuelve al escenario, del que está alejada hace aproximadamente cuatro años (su último trabajo fue Muero por ella , pieza de Luis Cardillo), pero lo hace recuperando textos, canciones y hasta un personaje de otras épocas.

En los años 80 formaba parte de una saga de intérpretes que, en el recordado café Einstein, hacían unas pequeñas performances que les posibilitaban experimentar sobre cuestiones inherentes a la actuación. Aquel tiempo cabaretero es el que busca recuperar hoy, con un espectáculo en el que mucho de aquel espíritu y sus ganas y necesidades actuales se encuentran. Pero finalmente lo logró. Entonces habla de las emociones, algo que la actriz asocia mucho "con lo líquido, lo acuático, lo que se expande, lo que se mete por todos lados".

La experiencia que estrena, con dirección de Sergio D Angelo y con Ezequiel Barrile como actor invitado, tiene tres momentos bien diferenciados. En el primero Auguria (el nombre del personaje no aparecerá en la ficción; Katja Alemann lo nombra así en la intimidad) ha sido abandonada por su amante y está desesperada. "Tanto -cuenta- que no sabe si comer dulce de leche, fumar narguile, cantar o bailar. Todo lo hace para sobreponerse al gran dolor que siente." Y la intérprete ha querido hablar de eso porque está convencida de que, en estos tiempos, "hay como una especie de supresión del sentimiento, como si las emociones estuvieran mal vistas. Hay una tendencia a la descartabilidad: hoy estoy con vos y pasado con otro, como en una especie de consumo descarnado de las personas. Todo tiende a no enfrentarnos a la comunicación o la entrega con alguien".

El pálido Ignacio, un personaje que Katja Alemann comenzó a hacer a comienzos de los años 80 en el Einstein, vuelve al ruedo en la segunda parte. Ella dice que lo ha remixado y ahora aparece para mostrar cómo se encuentra con su parte femenina. "Con él quiero homenajear al género de la revista, a los grandes capocómicos de aquella época, que tenían, además, unas actuaciones desopilantes". En la última parte de Kabaret líquido una coreografía relatará un encuentro amoroso.

- Después de mucho tiempo de no estar en un escenario, volvés y con cosas que, en apariencia, tenías muy guardadas

-Me dieron ganas de volver a un escenario y con todas esas cosas sueltas en las que había trabajado en diferentes épocas. Disfruto mucho el escenario, allí siento mucha libertad, mucha comodidad. Siempre me gustó jugar y creo que éste es un buen momento de mi vida para hacerlo.

- En tu carrera hay como épocas bien diferenciadas: muchas performances, televisión, en otros momentos la literatura, en otros desaparecés cuatro años y te aislás en Costa Rica...

-Circulo por diferentes tiempos. De los 40 a los 50 años te diría que me dediqué, como temática artística, al conocimiento y a la muerte. Hice todo un proceso de vaciamiento, despojamiento, desmantelamiento del ego. Todo un trabajo íntimo. Me fui a Costa Rica, escribí, leí mucho, crié hijos. Volví, me agarró la debacle de 2001, caí como todos los argentinos. Remonté, me costó adaptarme al país después de cuatro años. Seguí escribiendo. En 2004 hice una obra de teatro: Muero por ella . Y el año pasado trabajé con Susana Giménez en "El circo de las estrellas". Ahí volví a tomarle el gustito a la performance. Sentí que era un buen momento para retomar cuestiones que tenía pendientes. Soy como un animal. Me lleva el instinto por la vida, todo me sucede.

- ¿Cómo fue ese proceso de vaciamiento que citabas?

-Estaba saturada de la vida pública, de la televisión, quería hacer otras cosas, darle un cambio de rumbo a mi profesión, a mi carrera. Un día me di cuenta de que toda la formación que tenía me servía para estar 14 horas dentro de un estudio de televisión haciendo novelas. No era lo que había tenido como proyecto. Las actividades te van chupando. Te llaman para hacer algo, aceptás, sale bien; te siguen llamando y al final siempre hacés lo mismo. Me aburrí, me puse fóbica. Y rumbeé para otro lado. En verdad todo eso me sirvió para fortalecerme y entrar mejor en la madurez.



PARA AGENDAR

Kabaret líquido, dirigido por Sergio D Angelo.

Maipo Club, Esmeralda 443, 2° piso (5236-3000). Jueves y viernes, a las 23; y sábados, a las 23.30. De 35 a 50 pesos.

Herramientas Informáticas Para Webmasters, Empresarios y Emprendedores

PRESENTO

CulturArtEspectáculos